Condiciones Generales

 

Nos involucramos con nuestros proyectos y nos comprometemos a conseguir que los trabajos que realizamos para nuestros clientes sean siempre lo mejor que podemos dar de nosotros mismos.

Creemos que el único resultado bueno es aquel con el que el cliente se siente satisfecho.

A cambio, pedimos a nuestros clientes:

  1. Que respeten nuestra forma de pago
  • Cobramos el 50% a la aceptación del presupuesto por parte del cliente.
  • Cobramos el segundo 50% transcurridos 30 días desde la aceptación del presupuesto.

¿Por qué a los 30 días? ¿Por qué no ‘al terminar’ el trabajo? Porque terminar nuestro trabajo – una página web, una tienda online, un reportaje promocional – no depende únicamente de nosotros, sino también (¡y mucho!) de que el cliente nos envíe los textos, las imágenes, los enlaces… o cualquier otro contenido que quiera incluir, y de lo que tarde en revisar las pruebas y solicitar correcciones a lo que vamos haciendo. Si la comunicación con el cliente es fluida, el trabajo siempre estará terminado antes de que se cumplan los 30 días; en trabajos excepcionales que puedan requerir más tiempo, lo hacemos constar en el presupuesto y, por supuesto, se refleja también en la forma de pago.

  1. Que nos respeten como profesionales
  • ¡Nos encanta nuestro trabajo! Pero también somos humanos por lo que necesitamos comer para vivir 🙂 y es fundamental que nuestros clientes nos paguen todo el tiempo que dedicamos a su proyecto, sin importar si es poco o mucho.
  • Queremos vivir de nuestro trabajo por lo que no podemos permitirnos hacer cosas gratis aunque quisiéramos. Lo de “en cuanto nuestro proyecto arranque, te pagaremos” o “solo es un momento, a ti no te cuesta nada” no nos vale. El tiempo que dedicamos a hacer nuestro trabajo sin cobrar, es tiempo que robamos a nuestras familias. Nuestro tiempo y nuestros conocimientos tienen valor y cuestan dinero.
  • Presupuestamos nuestro trabajo según los requerimientos del cliente: si, una vez aceptado el presupuesto, el cliente quiere ampliar contenidos – o modificar los acordados, incrementando las horas de trabajo – cobraremos la diferencia.
  1. Que respeten nuestros plazos y nuestra planificación.
  • Cuando el cliente acepta el presupuesto, incluimos su proyecto en nuestro cronograma y le damos la máxima prioridad para cumplir con nuestros plazos. Si nuestro trabajo no puede avanzar porque el cliente no nos facilita los contenidos necesarios, lo comprendemos, pero eso no puede detener nuestro calendario: daremos paso a otros proyectos. Cuando el cliente nos facilite la información necesaria – o las revisiones solicitadas – su proyecto volverá a nuestro cronograma, pero ya no tendrá la máxima prioridad: tendrá que esperar a que llegue su turno; no podemos perjudicar al resto de nuestros clientes.
  • Los textos e imágenes que nos facilita el cliente son los que añadimos a su proyecto tal cual las recibimos: no podemos revisarlas ni “tratarlas”. Si el cliente quiere un servicio de redacción de textos o de edición de imágenes, puede solicitarlo y lo añadiremos a nuestro presupuesto para que nuestros profesionales se encarguen pero, si no han sido contratados específicamente, estos servicios no están incluidos. Si, una vez incluido el contenido en la web o tienda online, el cliente detecta errores en los textos o imágenes que nos ha entregado, o quiere sustituir cualquiera de los elementos entregados – o añadir nuevos – lo haremos encantados pero ¡no gratuitamente! (con cargo a nuestro tiempo):  facturaremos aparte las modificaciones que son consecuencia de errores o cambios de opinión del cliente
  • Las páginas web y las tiendas online son productos intangibles por lo que, a veces, pueden surgir diferencias respecto a cuándo una web – o una tienda online – está terminada con respecto a lo presupuestado y, en ocasiones, algún cliente puede pretender que sigamos haciendo cambios y actualizaciones durante meses, considerando que se encuentran incluidas en el presupuesto. Cuando transcurren 3 meses (90 días) desde la aceptación del presupuesto, damos por concluido definitivamente el trabajo por lo que, cualquier contenido – sean textos, gráficos o cualquier otro tipo – que no se haya incluido por no haberlo aportado el cliente en tiempo y forma se considera excluido del presupuesto. Si el cliente quiere añadirlo, facturaremos este trabajo.
  1. Que se responsabilicen de su producto.
  • Al terminar una web o tienda online, si NO se ha contratado el servicio de alojamiento en nuestros servidores, debe tener en cuenta que:
    • Hacer y conservar copias de seguridad es responsabilidad del cliente. Cuando finalizamos nuestro trabajo, no conservamos el material original.
    • Mantener actualizado el software de la web – o de la tienda online – es responsabilidad del cliente. No hacerlo reduce su seguridad frente a ataques informáticos.
    • La seguridad del servidor en el que se encuentre la web – o la tienda online – así como del servicio de correo, dominio, plugins o cualquier otro servicio es responsabilidad del proveedor del alojamiento a quien el cliente debe dirigirse en caso de anomalía.
  • Por el contrario, si ha contratado con nosotros el servicio de alojamiento en nuestros servidores, nosotros nos encargaremos de hacer las copias de seguridad y de mantener su web – o tienda online – actualizada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies info

ACEPTAR
Aviso de cookies